English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
"El Señor no mira tanto la grandeza de las obras como el amor con que se hacen." Santa Teresa de Ávila
gadgets para blogger

martes, 16 de diciembre de 2014

Caprichos, antojos y juguetes en Navidad


Las pataletas y caprichos de los niños en época de Navidad pueden ser más comunes de lo normal, debido al ambiente consumista que lamentablemente ahoga estas fechas. ¿Qué hacer como padres?

Educar en la voluntad

Es normal que los niños se deslumbren ante los flamantes juguetes, son bastante atractivos para su pequeños ojos, también es normal que quieran tenerlos todos y que en medio de la tienda hagan una vergonzosa “pataleta”; al fin y al cabo son niños que están en formación y son los padres quienes deben enseñarles a manejar los deseos y formarlos en la voluntad.
Educar en el anhelo es educar en la voluntad, en el autocontrol, en el autodominio. Es importante enseñarles la austeridad, el valor del trabajo, el esfuerzo que tienen que hacer los padres para conseguir el dinero, por eso hay que ser coherentes y reglarles con moderación.
Aunque se tengan los recursos económicos, no todo se les puede dar a los hijos, ellos deben aprender la realidad de la vida: para obtener algo se requiere esfuerzo y trabajo, las cosas no llegan a las manos por arte de magia.

Aprender a decir "no"

Sabemos que como padres les queremos dar lo mejor a nuestros hijos, y quizá darles lo que nosotros nunca pudimos tener, sin embargo, en vez de hacerles un regalo les estamos haciendo un daño. Si de pequeños los padres les damos todo y les hacemos todo, cuando crezcan pensarán que el mundo se tiene que comportar como sus padres lo hicieron cuando eran pequeños.
Es muy constructivo decirles que NO a los hijos de vez en cuando u ojalá algo seguido. Decirles que no les podemos comprar ese juguete, que ya tienen muchos, que valoren los que tienen, que apenas alcanzan a jugar con esos, que miren la cantidad de niños que ni siquiera tienen uno de ellos, que papá y mamá no tienen dinero, que un buen comportamiento en la escuela quizá logre adquirir ese anhelado juguete; son algunos ejemplos.
Los niños que son educados con moderación en los elementos materiales, cuando sean adultos serán personas desprendidas, libres, valorarán las personas y no sus cosas, apreciarán el esfuerzo, harán un buen uso del dinero, tendrán buenas relaciones laborales, serán más tolerantes al fracaso, enfrentarán mejor una situación económica difícil, entre muchos otros beneficios.

Plan de acción

Saquemos provecho de la Navidad para educar, entre otras cosas, en el dominio de los deseos y el compartir con los demás, e aquí algunas estrategias prácticas:

  • Cuando el niño tiene entre 5 y 6 años, es importante que se le comience a enseñar el manejo del dinero; un uso adecuado y cauteloso.
  • Estar en contacto con personas de pocos recursos, para que valore lo que tiene y comparta con los más necesitados. Este siempre será el mejor ejercicio para educar en la solidaridad.
  • Compartir con amiguitos, primos, compañeros, etc. Invitarlos a casa a jugar con los juguetes de él. De esta forma aprenderá el desprendimiento y la generosidad.
  • Cada que llegue un juguete nuevo a casa, deberá salir uno más viejito para un niño que lo necesite. Así por ejemplo después de Navidad, pueden seleccionar junto con el niño, los juguetes que él desea obsequiar.
  • Enseñarles a los pequeños que compartir nos hace felices, pues de nada sirve tener muchos juguetes y no tener con quien jugar.
  • Se le debe exigir al hijo el buen trato a los juguetes, explicarle el esfuerzo que papá y mamá tuvieron que hacer para podérselo regalar, y por eso es importante que lo cuiden y no lo pierdan.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Navidad: ¿Con cuál familia este año?

“¿Con quién pasamos la Navidad... con tu familia o con la mía?” Este es el dilema de muchas parejas por esta época, en especial de los recién casados quienes apenas comienzan a establecer los acuerdos propios del estilo de vida matrimonial. La clave es la negociación…pero con amor.

Como muchos otros asuntos relativos al matrimonio, las fechas de Navidad son un asunto de balance y negociación. Los cónyuges deben llegar a un acuerdo donde ambas partes queden a gusto, no obstante muchas veces no es así de fácil. A algunos les cuesta ceder pues le dan prioridad a su familia de origen y llevan el tema a “mayores” hasta convertirlo en un verdadero conflicto conyugal.

¿Cómo conciliar con el esposo/a?
La Navidad es una fiesta de paz, amor, fraternidad, y su todo ello comienza al interior de los hogares. Por eso es desafortunado y contradictorio, cuando esta celebración se convierte en un motivo de peleas, resentimientos y rencores. Para evitar este desastroso panorama, les damos algunas ideas que podrán ayudar a los cónyuges en esta situación:
  • Turnarse cada año. Funciona para algunos. Cada año deben cambiar para que cada uno pueda compartir con los suyos.

  • Doble celebración. Se vale celebrar dos días, ¿por qué no? Una familia se podrá reunir en la noche del 24 de diciembre y la otra el 25.

  • Un mismo día, dos reuniones. Sólo es posible si ambas familias viven en una misma ciudad y se hace fácil el traslado de un sitio al otro el mismo día. Es la solución ideal para muchos, se comparte con una familia el almuerzo y con la otra la cena, por dar un ejemplo.

  • Prioridad si hay casos especiales. Deberá tener prelación la familia que ha pasado por un suceso dificultoso como la pérdida de un ser querido, enfermedad, divorcio, soledad, entre otros.

  • Reunir ambas familias. Aunque muchas veces no es posible por diversas razones, también podría ser una muy buena opción, así no habría lugar a discusiones.
Recomendaciones finales

No formar un lío por este tema. La Navidad es una fiesta de familia, de armonía y de amor; convertir esta fecha en una disputa, es contrariar el sentido de la celebración. Existen opciones y soluciones, pero sin la disposición de cada quien, es imposible llegar a un punto de común acuerdo.

Ser comprensivos con los hijos y sus familias. Los padres que ya tienen hijos casados deben esforzarse por ser comprensivos con sus hijos, no imponerles ni exigirles pasar con ellos esta fecha y de algún modo ponerlos en una situación tan difícil como comúnmente la llamamos “entre la espada y la pared”.

No tomar caminos separados. Se pueden presentar circunstancias extremas que obliguen a los cónyuges a dividirse para que cada uno pase la Navidad con su familia, sin embrago no es lo ideal. El matrimonio es la unión de dos en una sola carne y así debe conservarse.


La Navidad y el perdón de la familia. La Navidad es perdón. Es el tiempo propicio para dejar atrás las circunstancias difíciles que cada quien haya vivido con su familia política. Por amor al cónyuge y a los hijos -si los hay-, se deben sanar los corazones y comenzar de nuevo; es éste el verdadero significado de la Navidad.


sábado, 13 de diciembre de 2014

5 hábitos de las personas puntuales

Hace años, mientras aún estaba estudiando, no era precisamente un modelo de puntualidad. Sin embargo, con el paso de los años he mejorado mucho este aspecto porque me he dado cuenta de que la puntualidad es sumamente importante. Ser impuntual puede afectar seriamente nuestra imagen, sobre todo si se trata de una cita importante, y también representa una grosería para quien espera. 
La buena noticia es que la persona puntual no nace, se hace.
Por tanto, todos podemos aprender a ser puntuales simplemente poniendo en práctica algunos hábitos que caracterizan a esas personas que siempre llegan en hora a sus citas.
1. Son realistas
Cuando llegaba tarde a las citas no era por despiste sino por una razón mucho sencilla: desestimaba el tiempo que tenía a mi disposición. Como resultado, me enzarzaba en diferentes actividades que consumían mi tiempo y, al final, terminaba corriendo con la certeza de que el reloj me había jugado una mala pasada.
Sin embargo, si algo caracteriza a las personas puntuales es que tienen una percepción mucho más realista del tiempo, saben calcular cuánto les tomará cada tarea y, en base a ello, organizan la jornada para llegar puntuales a la cita. 
2. Se preparan para retrasos inesperados
Otro de mis grandes problemas era que siempre pretendía que todo iba a salir bien. Por tanto, cuando ocurría un percance, el tiempo corría aún más deprisa. Sin embargo, las personas puntuales no solo saben estimar adecuadamente el tiempo del que disponen sino que siempre aplican la ley de Murphy: “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. 
Esto significa que si quieres ser puntual tienes que planificar un tiempo extra para los problemas. Los atascos de tráfico, una llamada inesperada o un encuentro fortuito por la calle pueden consumir minutos preciosos cuando ya vamos contra reloj. Date un margen de tiempo para que llegues a la cita con tranquilidad.
3. Se sienten cómodos con el tiempo vacío
Las pocas veces que lograba prepararme a tiempo y que la ley de Murphy no se cumplía, me preguntaba “¿y qué haré si llego con demasiado tiempo de antelación?” Como resultado, siempre encontraba algo que hacer antes de salir y, consecuentemente, llegaba tarde.
No obstante, una de las principales características de las personas puntuales es que se sienten cómodas con el tiempo vacío y no les molesta ser los primeros en llegar a la cita. Estas personas aprovechan esos minutos para relajarse, prepararse para la cita o simplemente leer un libro y/o revisar el correo. 
4. Planifican todo
Es prácticamente imposible llevar una vida desorganizada y ser puntual. Por tanto, las personas puntuales a menudo también son muy organizadas en su día a día, les gusta planificar su agenda de trabajo y si les preguntas qué van a hacer el lunes próximo, probablemente sabrán recitarte sin vacilar la jornada que les espera. 
Esto no significa necesariamente que sean personas rutinarias sino simplemente que les gusta programar las actividades para poder cumplir con ellas y sentir que tienen todo bajo control. Son las clásicas personas a las que no se les pierden la billetera o las llaves del coche porque tienen cada cosa en su lugar, lo cual, obviamente, también contribuye a su puntualidad.
5. Hacen las cosas con anticipación
Antes prefería trabajar contra reloj, al límite de los plazos de entrega, porque ese eustrés me daba una cuota de energía adicional. Sin embargo, esta estrategia es un arma de doble filo y no siempre ofrece los resultados deseados. Ahora prefiero trabajar con más calma, hacer las cosas con anticipación y, si me sobra tiempo, volverles a echar una ojeada.
De hecho, uno de los principales hábitos de las personas puntuales es que casi siempre tienen las tareas listas antes de tiempo. A estas personas no les gusta trabajar en el último minuto y con la soga al cuello porque esas situaciones les producen un gran desgaste. El ejemplo clásico es el de la persona que elige la ropa del día siguiente durante la noche antes o del que recoge la maleta el día anterior del viaje.

martes, 2 de diciembre de 2014

Una mesa de Navidad sencilla

Empezamos la semana con inspiración para montar una mesa de Navidad sencilla. El post de hoy va especialmente dirigido a quienes no les gusten demasiado los adornos navideños o no dispongan de ellos pero quieran hacer algo diferente para estas fechas.


Velas infaltables....






Se pueden usar elementos que tengamos en casa o comprar algunos que podamos reutilizar para otras ocasiones. No es necesario que tengamos adornos únicamente para esta época, si no queremos.

 http://decoracion.facilisimo.com/blogs/general/una-mesa-de-navidad-sencilla_1261378.html?aco=1af3&fba


domingo, 16 de noviembre de 2014

Subidas, bajadas y un poco de cemento


La vida a veces nos vapulea. Subimos, bajamos, estamos bien y al rato nos tienen que sacar del cubo de la basura. Hoy compramos un billete para ir de vacaciones a tal lugar, y mañana quisiéramos romperlo para quedarnos más tiempo con la familia o los amigos.

        Nuestras decisiones tienen muchos ingredientes. Análisis fríos, emociones calientes, presiones de los de casa o en el trabajo, intuiciones y miedos: todo se mezcla y, de repente, decidimos.

        Pero las decisiones, muchas veces, hacen agua por todos lados. O porque escogimos una tontería, o porque empezamos a hacer algo que no nos gusta, o porque los demás nos miran con los ojos asombrados: “¿de verdad quieres pintar el techo de color violeta?” Lo que ayer parecía tan claro (o tan emocionante) hoy lo vemos como algo aburrido, monótono, incluso absurdo.

        Otras veces nos atrincheramos detrás de lo decidido, contra todo y contra todos. Somos como esos japoneses que, después de la rendición de su país, seguían luchando en alguna isla del Pacífico contra enemigos reales o imaginarios. De nada sirve ni el consejo de un amigo, ni lo que diga la esposa o el esposo, ni las quejas de los niños: “se hace lo que digo yo, y basta”.

        Mientras las decisiones tocan aspectos más o menos marginales de nuestra vida, estas situaciones se pueden aguantar con un poco de paciencia. Pero cuando la decisión llega a cosas más serias, a veces se cometen errores monumentales, que pueden implicar un daño grave para otras personas.

        Cuando en un matrimonio, por ejemplo, él o ella gritan un día de discusiones: “Me marcho” o “te marchas”, se rompe una unión que había iniciado hace más o menos tiempo con una promesa de amor “para siempre”. Es verdad que en algunos casos dos personas nunca deberían haberse casado. Pero también es cierto que, si la gente sabe lo que hace (al menos así debería ser), el sí matrimonial vale en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, cuando él o ella empiezan a cambiar porque el tiempo no perdona...

        En algunos ambientes sociales cunde una epidemia de “divorcitis”. Parece que, para algunos, la mejor manera de arreglar los conflictos sea el portazo, terminar con todo y reempezar en otro lado, a ver si ahora hay más suerte. Algunos se ciegan tanto que ni los hijos, ni los buenos momentos del pasado, ni el amor verdadero con el que se inició el viaje de bodas, son capaces de frenarlos. Ven sólo defectos, tensiones, traiciones y rabias, y no imaginan que existan soluciones más profundas, caminos para arreglar conflictos en familia, “medicinas” (el cariño hace milagros) para reiniciar a vivir en armonía, a pesar de todo lo que haya podido ocurrir hasta este momento.

        En el matrimonio, y no sólo en el matrimonio, hay que pensar y hay que decidir de otra manera. No basta con usar el coctel de la propia subjetividad (sentimientos, ideas, miedos y esperanzas). Es necesario abrir fronteras y dejar que el otro hable, se exprese, entre en la propia vida. Un matrimonio que dialoga, en el que cada uno se pone en el lugar del otro o de la otra, tiene muchas garantías de triunfo. Un matrimonio de “francotiradores”, en el cual cada esposo se atrinchera en sus razones (¡y muchas veces uno tiene la razón!), sin dejar espacio al cariño, al perdón, a la escucha de las opiniones del otro, tiene casi todos los ingredientes para terminar en un tribunal de divorcios, si es que no acaba antes en una comisaría de policía...

        Cuando unos jóvenes inician el noviazgo viven en un ensueño de amor y de esperanza. Es necesario, sin embargo, que coloquen delante de sus ojos (y no hay que mirar muy lejos, por desgracia) los mil peligros que les acompañarán en el camino de la vida matrimonial. Las decisiones que valen se construyen desde lo más profundo de la persona, desde el corazón que acoge con amor sincero a él o a ella. Sin estas disposiciones, iniciar la aventura de la boda es un riesgo tan grande como querer subir el Everest sin bombona de oxígeno: tarde o temprano llega el momento de la asfixia y la derrota...

        La solución a la epidemia del divorcio (y, en general, a la inseguridad de tantas decisiones de la vida) está en la formación de personalidades equilibradas y realistas, sencillas y enamoradas. Las crisis de tantas decisiones (matrimoniales, de carrera, de trabajo) nacen precisamente cuando cada uno vive según su capricho, sin fundamentos, sin un amor profundo. Por el contrario, cuando uno sabe amar por encima de sus intereses o, mejor, descubre que su principal “interés” es el bien del otro, la cosa empieza a ser muy distinta. Se abren horizontes insospechados, y la fidelidad es posible, a pesar de los momentos de dificultad por los que todos pasamos.

        La vida está llena de subidas y de bajadas. Queda lo que ha sabido fundarse sobre roca, lo que ha usado un buen cemento. Lo demás pasa, se desvanece, como un castillo de arena en la playa. El amor es algo hermoso y serio. Lo sabemos quienes hemos tenido la gracia de ver a nuestros padres fieles, felices, en las buenas y en las malas. Lo saben quienes sufren porque un día llegaron a la triste experiencia del divorcio (en sus padres o en carne propia).


        Siempre es tiempo para cambiar. No basta con esperar a que el otro dé el primer paso. Un corazón herido tiene energías, mientras viva, para reiniciar la aventura del amor con nuevos bríos, si sabe perdonar y pedir perdón. No es fácil: no se puede volver a amar como en el noviazgo después de todo lo que haya podido ocurrir entre dos corazones ya maduros y, tal vez, chamuscados. Pero se puede amar con más realismo y con más profundidad. Un amor rehecho sobre ruinas también puede ser hermoso, si los dos quieren...

Fernando Pascual, L.C.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Soluciones practiquísimas...


 Soluciones e ideas practiquísimas para tu hogar 





 Un lugar para tus zapatos



...lindos detalles para tu cocina...




...y para tu patio o jardín ...








Soluciones practicas en
https://www.facebook.com/pages/Soluciones-pr%C3%A1cticas/247116732032784?ref=ts&fref=ts

martes, 11 de noviembre de 2014

¿La cortesía pasó de moda?


Gentilezas que van más allá de las reglas de educación parecen cada vez más raras en el día a día. ¿Hay modo de recuperarlas?

Nadie discute que la vida está más acelerada, agitada y llena de información. También es un hecho consumado que las grandes ciudades obligan a la gente a vivir presionada y estresada. ¿Existe espacio en ese escenario caótico para la cortesía, o ella pasó de moda?

“Yo no diría que pasó de moda, sino que está un poco olvidada”, dice Vanessa Barone, consultora de etiqueta y autora del libro “Descomplique – um guia de convivência e elegância” (editora Leya). “Es un retrato de nuestra época. El exceso de gente, de trabajo, la agenda apretujada, todo esto hace que uno piense en sí mismo, antes que en otra cosa”, estima la consultora. “Pero todo el mundo valora la cortesía y a quien es cortés.”


Parece difícil ser cortés en medio de tanta agitación, pero a Vanessa le parece perfectamente posible. “La cortesía no le hace perder tiempo. ¿Cuántos segundos cree que perdería en 24 horas, si tuviese la cortesía de parar antes del paso de cebra, para que el peatón atraviese en paz, y además saludarlo con una sonrisa? Casi nada.” Para ella, la cortesía es un entrenamiento: cuanto más se practica, más interiorizada queda, y por lo tanto más natural y fácil.


La profesora de historia, Flor Martha Ferreira, que da clases de buenas maneras y cortesía para niños y adolescentes desde hace diez años, explica que, a pesar de que entendamos la cortesía como sinónimo de buenas maneras, el término viene del comportamiento de los nobles en la corte, y estaría vinculado directamente a una manera civilizada de vivir en grupo: los modales elegantes de los nobles y de los hidalgos. “En este sentido, no puede ser confundida con buenas maneras o pequeñas reglas sociales, la cortesía tiene que ver con valores humanos”, concluye la profesora. De hecho el diccionario Houaiss, define cortés como:

1. de la corte (‘ciudad’)

2. refinado, civilizado, urbanizado <persona de hábitos 

3. fig. delicado en las palabras y acciones; gentil <hombre cortés>
.
Perdemos los hábitos porque perdemos la consideración por la persona humana; si quisiéremos recuperar la cortesía, tenemos que priorizar más a las personas que a las cosas, el bienestar de todos más que los intereses personales, el altruismo más que el egoísmo”, opina Flor Martha.

¿Entonces, cuál es la diferencia en la práctica?

“Una persona corrupta puede hasta decir “gracias”, tener gestos educados o agradar con gentilezas, pero no es cortés porque no tiene respeto por el otro”, ejemplifica Flor. En general la cortesía camina paralelamente con los valores religiosos y morales. La base de la cortesía en el mundo occidental son los preceptos cristianos de caridad y de amor al prójimo, considera la profesora.


Extracto del original – Verônica Mambrini

http://www.accionfamilia.org

lunes, 10 de noviembre de 2014

Experto da cinco claves para conciliar trabajo y familia


Trabajo y familia ¡sí se puede! Así lo asegura el especialista Jeffrey Hill, Ph.D. y profesor de la cátedra Vida Familiar de la Universidad Brigham Young en EE.UU. El catedrático se apoya en recientes investigaciones en ciencias sociales, las cuales proponen que trabajo y familia pueden ser prioridades complementarias, no antagonistas o adversarias, si se gestionan sobre la base de la armonía. Las siguientes recomendaciones pueden contribuir a que el ejercicio se convierta en máxima:

1. Ahorre su energía en el trabajo, no la malgaste: estudios revelan que el agotamiento de la energía en un día normal de trabajo es el principal factor para que surja el conflicto entre el trabajo y la familia. Y esto puede evitarse: haga una lista de chequeo al inicio de la jornada y establezca prioridades para el día, de tal manera que su energía se conserve hasta el final de la tarde. Así, su vigor y su estado de ánimo aún estarán “energizados” cuando llegue a casa a compartir con su familia.

2. Imprima más calidad a su tiempo: en la búsqueda de armonía debemos encontrar maneras de utilizar cada momento del mejor modo. La hora de la comida, por ejemplo, es una gran oportunidad para inyectarle calidad al tiempo que se comparte en familia. La hora de dormir es otro espacio valioso; esos minutos en que está con ellos, uno a uno con cada hijo, fortalece la comunicación y las relaciones familiares.

3. Aprenda a enlazar cosas, haga “paquetes”: cuando una actividad se aprovecha al mismo tiempo, en dos o más aspectos de la vida, se detecta satisfacción al hacerlo. Por ejemplo, cuando una pareja de esposos sale a caminar, además del ejercicio necesario, aprovecha para hablar de sus hijos, proponer y generar soluciones a los problemas en el trabajo, expresar su afecto, planificar la próxima semana, entre otras cosas.

4. Haga uso de la flexibilidad: los empleados que tienen flexibilidad respecto a cuándo y dónde trabajar, logran mantener una armonía entre el tiempo de trabajo y el que destinan a la familia. Algunos ejemplos de horarios flexibles (ser capaz de modificar las horas de inicio, las pausas para comidas y las horas de finalización), a tiempo parcial (menos horas por menos plata), ausencias (se toman tiempo sin pago para atender responsabilidades familiares), y el teletrabajo (trabajar electrónicamente desde casa).

5. Simplifique: la simplicidad voluntaria, una deliberada elección de acumular menos posesiones y participar en menos actividades de las que es posible, ayuda a crear armonía. Si presupuestamos recursos, controlamos gastos y reducimos deudas sentiremos una mayor armonía. También debemos aprender a reducir el número de actividades en las que nos involucramos y centrarnos en aquellas que realmente valen la pena.


Artículo editado para LaFamilia.info. Tomado de la revista "Apuntes de Familia", edición 25-09/14, Instituto de La Familia, Universidad de La Sabana.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

13 Verdades que nadie te dijo acerca del matrimonio


Nuestra sociedad nos prepara para el oficio más sencillo, pero, para el trabajo más complicado de la tierra, que es la convivencia en pareja y la educación de los hijos, la mayoría de nosotros acudimos sin ningún tipo de preparación.

Es más, la mayoría de nosotros emprende esta aventura con una mochila repleta de expectativas falsas, creencias irracionales y mitos y falacias que no se corresponden con la realidad.

Si se ofreciera a las parejas un manual de instrucciones y un curso prematrimonial apropiado, la tasa de divorcios, y consecuentemente el sufrimiento humano que acarrea para la pareja y los hijos, se verían considerablemente reducidos.

Tendemos a idealizar la relación de pareja, pero nadie se libra de las verdades que vamos a mencionar y cuando se presentan, es frecuente creer que algo marcha mal entre nosotros, nuestra pareja, o nuestra relación y si no estamos preparados puede dar al traste con nuestra relación. Es importante conocer de antemano todo aquello que puede ocurrir y que es perfectamente “normal”. De no hacerlo podemos magnificar, pensar que sólo nos pasa a nosotros y terminar convirtiendo en grandes problemas lo que son realidades a aceptar, sin renunciar a actuar para resolver aquello que esté en nuestra mano. En caso contrario se puede desencadenar una espiral de distanciamiento y ruptura que acabe en divorcio.

Aquí hay algunas verdades que nadie te dice sobre la vida en pareja, un mini-manual que te puede ayudar a entender lo que es normal y, ¡hasta necesario!, para que una relación prospere.

1. A amar y a convivir se aprende

Nadie nace sabiendo. Necesitamos aprender a pensar en hacer feliz al otro en vez de medir lo que el otro hace por ti, a renovar la ilusión, a comunicarnos sin herir sus sentimientos, a dialogar, a negociar, a gestionar de forma constructiva nuestras emociones. Pero tampoco nos lo enseñan, a pesar de ser más importante para nuestra felicidad que las matemáticas o la asignatura que creas más relevante. Debería ser una asignatura obligada en el currículum académico.

En lugar de incluirlo en el aprendizaje da habilidades para la vida, la única información que recibimos es la que nos proporcionan la televisión y medios de comunicación, con su dosis de sexo deshumanizado, infidelidades y todo tipo de mitos y falacias acerca de lo que es el auténtico y generoso amor.

2. No confundas el verdadero amor con la pasión y la locura transitoria inicial. “Estar enamorado es una etapa de la relación que no dura para siempre”.

Estos fuegos duran entre dos y cuatro años. Las personas que sólo desean vivir este tipo de relación, se ven obligados a estar cambiando constantemente de pareja, experimentando con cada ruptura el dolor que conlleva y los periodos de soledad no deseada hasta que vuelve a aparecer una nueva pareja en el horizonte.

3. El amor crece con el tiempo y con esfuerzo

Aprende a construir y mantener un amor. Compartimos la falsa creencia que si las cosas marchan bien es que estamos enamorados y si tenemos dificultades significa que no lo estamos; Otro error es creer que el amor es cuantificable y que siempre hay que tener el máximo y que toda la vida va a durar el amor o la pasión inicial.

La realidad es que el verdadero amor crece con el tiempo y con esfuerzo. Sí,¡con esfuerzo!, aunque suene poco espontaneo y natural, ¡es así!. Tu relación de pareja es como un jardín que requiere atención y cuidado, y si lo abonas, lo riegas y arrancas las malas hierbas, florecerá durante toda la vida. En cuanto dejas de hacerlo tu relación puede empezar a agostarse.

4. No esperes que tu pareja satisfaga todas tus necesidades

La única persona capaz de hacerte feliz y llenar tu vida eres tú mismo. No pretendas que el otro lo haga por ti. Y sólo si eres capaz, de satisfacer tus necesidades y vivir una vida plena, serás capaz de hacerle feliz al otro. Tu pareja también es el único responsable en lo que a su felicidad y a su vida concierne.

5. No siempre y en todo momento te vas a sentir atraído por tu pareja

Aunque sabemos esto intelectualmente, cuando la falta de atracción aparece en el matrimonio, y va a aparecer seguro en un momento u otro, la gente piensa que ya se ha acabado. Los medios de comunicación nos bombardean constantemente con mitos y falacias acerca de lo que es el amor y la mayoría de la gente no tiene otra fuente de información. Una de las falacias más frecuentes que nos transmiten es que si no te siente tremendamente atraído por tu pareja, significa que estás con la persona equivocada.

La convivencia hace que veamos a nuestra pareja en situaciones muy diferentes – desde atractivamente vestida para un evento especial hasta desaliñada y con mala cara cuando se encuentra enferma. Incluso en el transcurso de un día o una hora, la atracción puede fluctuar, y eso es completamente normal. Saber esto puede ahorrarte mucha ansiedad innecesaria y ayudarte a normalizar y no alarmarte cuando no experimentas el momento más álgido de la atracción.Tu pareja no te va a gustar en todo momento y en toda situación y tú no le vas a gustar siempre.

Incluso habrá momentos en que tu pareja te ponga nervioso/a. No soportes sus bromas, su forma de reír. Esto es completamente normal entre los seres humanos cuando pasamos mucho tiempo con la misma persona. Aceptamos que esto sea así con nuestros amigos y nuestra familia, pero pretendemos que nuestra pareja nos debe de encantar en todo momento.

6. Los periodos de desamor forman parte del verdadero amor

Una falacia muy frecuente es pensar: “Nos conocemos, nos enamoramos, y así viviremos felices para siempre.” Este modelo nos oculta una parte esencial: el desamor. Como uno de mis clientes me decía “Tuve que experimentar el desamor para aprender qué el auténtico amor abarca ambas cosas.” Esto es algo que nadie nos lo cuenta.

Y si no experimentas en estos momentos una etapa de enamoramiento, no significa que todo se ha terminado. Significa que puedes dedicar tiempo y energía a mejorar vuestra relación: compartir intereses, hacer cosas que os gustan juntos, viajar, hablar entre vosotros (siempre que sepáis hablar entre vosotros sin heriros, para lo cual es necesario ser hábil en habilidades de comunicación) para hacerle florecer de nuevo vuestra relación.

Incluso, si no experimentas una gran pasión, no significa que tu relación esté agotada o condenada al fracaso. Algunas personas lo experimentan con más frecuencia que otras, y no hay absolutamente ninguna correlación entre experimentar una etapa de enamoramiento y el éxito de una relación.

7. Ten presente que vas a atravesar alguna crisis, pero que nos pueden ayudar a crecer y fortaleceros como pareja

Saberlo es la mejor forma de prepararse para ello, de que no te tome desprevenido. Forma parte de la vida. No pienses que todo se ha terminado, es el momento de poner a prueba nuestro amor y nuestras fortalezas.

8. No esperes a sentir para hacer. Primero viene el comportamiento y luego la emoción

Lo que se no se utiliza se pierde pero no esperes a sentir deseo o afecto para implicarte en relaciones íntimas con tu pareja o para expresarle tu amor. Empieza a practicar ambas cosas y tu amor y tu anhelo por el otro crecerán como la espuma.

Hay momentos en que el estrés del trabajo y de la vida cotidiana, el cuidado de los niños pequeños o el cansancio emocional derivado de la educación de los hijos adolescentes ahogan ambos sentimientos. Pero no los dejes morir, busca espacios de encuentros, escapadas juntos y formas de reavivar ambas cosas.

9. El sexo es un acto sagrado de dar y recibir

La falta de una adecuada educación emocional y sexual es otra carencia de nuestro currículum. Aprendemos de los medios de comunicación, los compañeros, y ahora, cada vez más, de la pornografía, que el sexo es algo que se utiliza para obtener la propia satisfacción, la aprobación o la seguridad. La sexualidad sana no es ninguna de esas cosas. El sexo es una expresión de amor, un acto de conexión donde se practica el arte y habilidad de dar y recibir.

10. El matrimonio es un crisol diseñado para ayudarte a crecer

El matrimonio no es “felices para siempre”, no es el final del camino, el lugar de descanso de la felicidad eterna. El matrimonio es uno de los caminos más desafiantes y gratificantes que podemos acometer los seres como humanos.

Es la oportunidad diaria de desarrollar la mejor versión de nosotros mismos, el amor, la generosidad, el sentido del humor, la inteligencia emocional, la compasión, el perdón… y muchas otras virtudes con las que no nacemos.

Tristemente tampoco nos lo enseñan, pero la gran noticia es ¡que las podemos aprender! y convertir así nuestra vida en una aventura apasionante. No renuncies a ello. Es la mejor forma de VIVIR. No te conformes con pasar por esta vida sobreviviendo dentro de la mediocridad.

11. Los modelos que has tenido para la convivencia en pareja influyen en tu forma de relacionarte en la misma

Si tuviste la fortuna de crecer en un matrimonio saludable, es mucho más probable que hayas aprendido de forma natural los principios y acciones necesarias para el éxito del matrimonio.

Pero si fuiste testigo de un matrimonio caracterizado por las críticas, disputas, enfados, resentimiento, o mal trato físico y verbal tendrás que luchar para dejar atrás esos malos aprendizajes y hacerte con otros que te ayuden hacer de tu relación un éxito.No te desanimes. Todo es posible. No eres el único. Mucha gente como tú se enriquece cada día aprendiendo y mejorando.

No es un trabajo fácil, pero sólo porque exige esfuerzo no significa que estás con la persona equivocada.

12. La vida con los niños pequeños es muy agotadora y con los adolescentes muy estresante

Tener hijos es una de las cosas más maravillosas que puedes hacer. Es una inversión para el futuro. Pero, ¡hay que saberlo! es una fuente de estrés y desavenencias incluso en el mejor de los matrimonios.

Resulta un pequeño milagro que las parejas jóvenes sobrevivan, hoy día, a la crianza, debido a las exigencias de tiempo y esfuerzo, al cansancio físico y emocional que genera, y las piruetas que hay que hacer para satisfacer las necesidades de la pareja.

Saber esto puede ayudarte a resistir estos años difíciles, mientras no te olvides que todo acaba pasando, y de lo importante que es encontrar el tiempo para cuidar la relación de pareja.

Pertenecer a un grupo de matrimonios de apoyo y autoayuda o asistir a una Escuela de Padres puede ser un recurso maravilloso para aprender cómo otros afrontan los mismos problemas, para normalizar lo que nos ocurre y ver que no están solos.

13. En algún momento de tu vida matrimonial va a aparecer otra persona por la que te sientas atraído/a

A la mayoría de la gente le ocurre. ¡Deberían advertírnoslo! Y cuando ocurra no pienses que es que tu matrimonio falla o te has equivocado de persona. Simplemente te has sentido atraído por otra persona, lo que demuestra que estás vivo y eres un ser humano.

Existe un peligro de que esto suceda con personas que tratamos habitualmente (compañeros de trabajo o de alguna otra actividad). Cuando notes que esto acontece, no te dejes arrastras por esa nueva persona, no abras una ventana y dejes que se cuele (no le cuentes tus problemas, limítate a las relaciones profesionales y si es necesario frecuéntala menos, dedica tiempo a tu pareja y renueva la relación), levanta un muro, si no cuando menos te lo esperes te sentirás atrapado/a. No te engañes pensando que tú lo controlas, no pienses que como tienes una buena relación, no va a pasar. Ocurre a pesar de tener un buen matrimonio.

Pero si sigues cultivando una relación con esa persona, sin darte cuenta pasará a ser el foco prioritario de tu interés y tu pareja de siempre perderá puntos.

Después de leer todo esto pensarás que ¡a ver quién es el guapo que se casa!. Si las mariposas en el estómago no duran para siempre, si además tener una buena relación exige esfuerzo y trabajo, si los hijos te cansan física y emocionalmente, entonces… ¿qué gano?

Puedes ganar muchas cosas. ¿Sabías que la gente casada es más feliz, vive más tiempo, tiene menos enfermedades y envejece mejor que la gente soltera, viuda o separada? Además, según las investigaciones, estas ventajas son propias del matrimonio. Cohabitar, parece ser que no produce los mismos resultados. En algunos casos la convivencia no va unida a un compromiso, lo que puede significar “nadar y guardar la ropa”.

El compromiso parece importante. Cuando aparecen las crisis, es más probable que se traten de solucionar. Y no descartar la convivencia con esa pareja por la mera aparición de problemas. En la simple cohabitación, es frecuente que ante la aparición de problemas “normales” en cualquier relación, se interprete como que la relación no funciona y se rescinda la convivencia.

Todas estas cosas de las que hemos hablado, seguramente te van a ocurrir en algún momento. Y no son indicativas de que te has equivocado de pareja o que tú matrimonio no funciona. Son experiencias normales. Aprovéchalas para invertir en mejorar, regar, abonar tu relación, aprender de las dificultades y crecer con las crisis como persona y cómo pareja. Pero si ves que solo no puedes, acude y pide ayuda a un buen consejero matrimonial.


http://lafamilia.info/index.php?option=com_content&view=article&id=2720&catid=10&Itemid=49

martes, 4 de noviembre de 2014

¿QUÉ SE SIENTE AL SER VIEJA?...


El otro día, una persona joven me preguntó:

- ¿Qué se sentía al ser vieja?-

Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante.

Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
Soy la persona que quiero ser.

Algunas veces me desespero al ver mi cuerpo, las arrugas, los ojos con ojeras, la celulitis. Y a menudo me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosas por mucho tiempo.

No cambiaría mi amada familia, ni a mis sorprendentes amigos, ni mi maravillosa vida, por menos cabellos canosos y un estómago plano.
Me he convertido en mi amiga.

No me regaño por no hacer mi cama, o por comer esa galleta extra. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y oler las flores
.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.

-¿A quién le interesa si escojo leer o jugar en el ordenador hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quién sabe qué hora?-

Bailaré conmigo al ritmo de esos maravillosos acordes de los 50´s y 60´s.

Y si después deseo llorar por algún amor perdido…. ¡Lo haré!

Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre un cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini.

Ellas también se harán viejas, si tienen suerte…

Sé que algunas veces soy olvidadiza, pero me acuerdo de las cosas importantes. A través de los años mi corazón ha sufrido por la pérdida de alguien querido, por el dolor de un niño, o por ver morir a mi mascota. Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza, lo que nos hacer crecer.

Un corazón que no se ha roto, es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto.

Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.

Cuando se envejece, es más fácil ser positivo. Te preocupas menos de lo que los demás puedan pensar.

Ahora bien, para responder a la pregunta, con sinceridad puedo decir:

-¡Me gusta ser vieja, porque me ha dado mi libertad!- Me gusta la persona en la que me he convertido.

No voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, no perderé tiempo en lamentarme por lo que pudo ser, o preocuparme de lo que será.

Trataré de Amar sencillamente. 
Amar generosamente. 
Hablar amablemente. 
Y el resto, dejárselo a Dios.


Desconozco la autora.
(Foto y texto de la Web)

jueves, 30 de octubre de 2014

APIO Y SUS PROPIEDADES


Se ha utilizado desde tiempos históricos tanto en la cocina como por los boticarios. Además de su crujiente textura y sabor, es una verdura “equilibrante”.

A continuación te presento las diez cualidades más importantes del apio, que te ayudarán a mantener tu figura y a cuidar tu salud; además, una deliciosa receta para compartir con tu familia.

1. Reduce el colesterol: De acuerdo con investigadores de la Universidad de Chicago, el apio reduce los niveles de colesterol hasta 7 puntos con tan sólo 2 tallos al día. También ayuda a incrementar la secreción de ácidos biliares, lo cual ayuda a remover el colesterol del cuerpo.

2. Anticancerígeno: Un estudio encontró que este vegetal contiene una gran cantidad de compuestos que ayudan a prevenir la metástasis de las células cancerígenas, porque contiene unos compuestos llamados acetilénicos que detienen el crecimiento de los tumores.

3. Digestivo: El jugo de apio libera algunos nutrientes especiales de la fibra que ayudan a los movimientos intestinales, lo cual lo convierte en un laxante natural que ayuda a aliviar el estreñimiento.

4. Diurético: El potasio y el sodio del jugo de apio son unos poderosos reguladores de los fluidos corporales, que estimulan la producción de orina para deshacerse del exceso de fluidos; propiedades del apio para adelgazar.

5. Antiinflamatorio: El poliacetileno de las propiedades del apio para adelgazar es un alivio increíble para todos los tipos de inflamación, incluyendo la artritis reumática, la osteoartritis, la gota, el asma y la bronquitis.

6. Disminuye la presión sanguínea alta: Un compuesto llamado ftalida ayuda a relajar los músculos alrededor de las arterias, dilatando los vasos y permitiendo que la sangre fluya libremente.

7. Cura el insomnio: Los minerales y los aceites esenciales tienen un efecto relajante sobre el sistema nervioso, lo cual lo hace benéfico para quienes sufren de insomnio. Sus altos niveles de magnesio ayudan a relajarse y caer en un sueño aliviador y reparador.

8. Ayuda a perder de peso rápidamente: Tomar jugo de apio durante todo el día ayuda a restringir los antojos de dulce y comida chatarra. Te llena sin hacerte ganar kilos de más. Ésta es una de las propiedades del apio para adelgazar más importantes que existe.

9. Elimina y previene cálculos: Elimina toxinas del cuerpo , lo cual ayuda a romper y eliminar los cálculos urinarios y los de la vesícula biliar. El jugo ayuda a quienes han sufrido de cálculos a no padecerlos nunca más.

10. Aumenta la sexualidad: Es benéfico para la sexualidad débil, sin causar un deseo incontrolable como algunas drogas farmacéuticas tales como el viagra y similares.

Fuente:google

martes, 21 de octubre de 2014

¿Bullying en la familia?



Bullying, esta palabra tan tristemente de moda, se ocupa para definir la devastadora acción de lastimar a otro ser humano. Comprende la burla, la indiferencia, las ofensas, el maltrato, el rechazo, el hostigamiento, el abandono, la violencia… entre otras cosas, que se presentan a diario, de una y mil maneras, en los diferentes ambientes, en personas de cualquier edad, raza, sexo y condición social.

Es durísimo darse cuenta de que un ser humano pueda ser tan cruel y despersonalizarse al buscar provocar dolor en otro y causarle algún daño, con o sin conocimiento, de las consecuencias devastadoras sobre la persona agredida y sobre la persona que agrede, porque sin duda nadie gana, todos pierden. Lo más grave es, que lo que se pierde es; autoestima, aceptación, seguridad personal, confianza y las huellas del dolor que se causan son profundísimas, al nivel más íntimo personal. El remedio, la cura, es todo un proceso de sanación que podría durar toda la vida.

Y… estamos acostumbrados de alguna manera, terrible por cierto, a oír casos espeluznantes de abusos en las escuelas, entre jóvenes universitarios o en colegios entre adolescentes y/o niños… Reprobable rotundamente, pero ¿que me dices de cuando el abuso, el rechazo, la burla, la ofensa, el maltrato se da en casa? … Igual de terrible… o quizás más terrible aún…

Porque la familia es el primer contacto que tiene el ser humano con el mundo que le rodea, es en donde aprendemos a ser personas. Es en la familia, donde debe haber, ante todo, un ambiente que brinde un profundo respeto hacia cada integrante, que proporcione seguridad, aceptación, confianza y amor incondicional al ser, desde que es concebido, hasta siempre. 

Los padres son las personas que deben rodear de atenciones y amor a aquellos dones maravillosos, los hijos, para su sano desarrollo y crecimiento, para su formación persona. Física, psicológica y espiritualmente hablando, son el padre y la madre los primeros educadores de la persona que nace en su seno.

¡Papás! ¡Mamás! Ustedes son los responsables de propiciar un ambiente en donde los hijos se sientan seguros, protegidos, amados por quienes son, pase lo que pase, hagan lo que hagan, digan lo que digan. Porque el amor de padre reconoce el valor de la existencia del hijo, de cada hijo, como un ser único e irrepetible, con una dignidad altísima, por cuya integridad han de velar. 

Este amor en familia, se ha de manifestar en buen trato, en expresiones de cariño, en reconocimiento de las virtudes, cualidades y fortalezas de cada uno, en aceptar como son y cómo pueden llegar a ser. Sabiendo que se van a equivocar no una, sino mil veces y con amor han de ser corregidos cada vez que lo necesiten, así como han de ser abrazados, mimados, motivados, acompañados, más de lo que creemos que es necesario. Siempre enseñando el camino correcto para que se enamoren de la verdad y por convicción la sigan, comportándose así como niñas y niños que caminan construyendo su propio camino y que podrán enfrentar todo en la vida de la mejor manera.

Dile todos los días, a cada uno de tus pequeños y a los no tan pequeños: Te amo, te quiero, me encanta tu presencia, me hace feliz que existas, tu puedes, lo lograrás, saldrás adelante en lo que te propongas, te enseño, te ayudo, no te quedes ahí solo, te espero, hagámoslo juntos, platícame de ti, me interesas, confío en ti, eres capaz… Y destierra todo aquello que se opone a lo antes descrito. 



Tú conoces tu corazón; papá, mamá, si es necesario pide perdón e inicia un nuevo modo de vivir en familia, lleno de amor y ternura, atacando el bullying de raíz. Esto también marcará su vida para siempre con una sonrisa en su rostro y en su corazón.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...